Amazon MP3 Clips

viernes, 16 de noviembre de 2012

BOCADILLOS EN MADRID

COMERSE UN BOCADILLO EN MADRID


Te contamos los mejores sitios para comerse un bocadillo o un tierno sandwich en la capital


Algo rico entre dos trozos de buen pan. Esa es la clave de un buen bocadillo. Una forma rápida de almorzar a media mañana, comer, merendar o cenar que todos hemos practicado más de una vez. En casa, al hacer una breve parada en un viaje, cuando carecemos de tiempo para una comida formal. Una forma de alimentarse que ha sufrido una gran transformación en los últimos tiempos. Todo cabe en un bocadillo. Jamón, queso, chorizo, bonito con pimientos, tortilla de patata, calamares, anchoas, filetes de ternera, panceta…
De las barras ruidosas de los bares tradicionales, donde aún pervive con buena salud, ha dado el salto a establecimientos modernos, muy cuidados en su decoración, en los que se ofrecen bocadillos hechos con panes muy seleccionados y con productos de la máxima calidad. También el sándwich, más ligero, ha ido comiendo terreno a la clásica barra de pan. En Madrid, el bocadillo ha gozado y sigue haciéndolo de una gran popularidad. Quién no conoce los bocatas de calamares, convertidos en una de las enseñas capitalinas, aunque su calidad deje bastante que desear en la mayor parte de los casos. Bares tradicionales y nuevos locales especializados conviven en perfecta armonía. La oferta es abundante en cuanto a cantidad, pero no son muchos los lugares verdaderamente recomendables. Estos son algunos de nuestros preferidos para tomarse un buen bocadillo o un tierno sandwich.
LA GARRIGA. Paseo de la Castellana, 153.
En realidad es una tienda en la que se venden embutidos artesanales de todo tipo, especialmente catalanes. Pero en su pequeña barra preparan al momento estupendos bocadillos de pan con tomate que lo mismo pueden ser de la espléndida butifarra casera que tienen a la venta, que de salchichón de Vic o de jamón ibérico. También los hacen de anchoas, bonito o queso.
ENTREMIGAS. Eloy Gonzalo, 25; Príncipe de Vergara, 57, y Avenida de los Andes, 25.
No son bocadillos sino sándwiches. Sus propietarios son argentinos y elaboran unos emparedados muy tiernos y extraordinariamente finos, de pan blanco o integral, que se elaboran a diario. Es muy divertida su versión de los makis japoneses hechos con miga en forma de rollito y rellenos de salmón, cangrejo o rosbif. Hay una amplia variedad: atún, anchoas, pavo, cangrejo y huevo, jamón york y queso, ensaladilla… Además venden empanadas.
MAGASAND. Travesía de San Mateo, 16; Columela, 4.
Con una decoración muy moderna, en los dos locales de esta casa se venden unos sándwiches de mucha calidad. En la planta baja hay un amplio mostrador donde se exhiben los ingredientes para que el cliente elija a su gusto: rosbif, salmón, pechuga de pavo, quesos… También diferentes panes y salsas caseras. Entre los ya elaborados los más populares son el Nomanches de pollo, el rollo bikini, o el Pavito (pavo, setas y parmesano). Una vez comprados se pueden llevar a casa o comerlos tranquilamente en las mesas altas del piso superior.
SAN WICH. Hortaleza, 78
A caballo entre el bocadillo y el sándwich, en este sencillo local de Chueca se sirven los sanguches, que son la versión chilena de un bocadillo, elaborados con pan de corteza y con forma redondeada. Los hay de muchos tipos, siempre con ingredientes de calidad: churrasco, ternera mechada, pavo, salmón… pero el que no hay que dejar de probar es el llamado Barros luco, con filete de ternera y mozzarella, la gran especialidad de la casa. Además hacen buenas hamburguesas y perritos calientes, que al fin y al cabo son otra forma de bocadillo. E incluso se puede tomar un pisco sour para acompañarlos.
EL BRILLANTE. Plaza del Emperador Carlos V, 8; Eloy Gonzalo, 12; Doctor Esquerdo, 7.
El mejor representante que queda en Madrid del popularísimo “bocata” de calamares. Llevan más de medio siglo sirviéndolos. Tres locales en la capital, de los que el más tradicional es el de Atocha, pero igual de ruidosos e incómodos. Algo que no afecta a la siempre numerosa clientela que a cualquier hora del día se apiña en la barra para disfrutar de este bocadillo de toda la vida.
LUNCH BOX TIKI ROOM. Barco, 8.
Decorado como un diner estadounidense de los años 50. Pero en lugar de hamburguesas, que también las hay, la especialidad de esta casa son los bocadillos, bautizados todos con nombres de conocidos actores, y que están muy buenos. Se puede tomar un Steve Mc Queen, a base de pollo y bacon; un Alfredo Landa, de tortilla de patata, jamón de york, tomate y alioli; un John Wayne, de lomo adobado; o un Sofía Loren, con cordero, queso feta, rúcula, tomate y salsa de yogur. Se acompañan con ensalada y patatas fritas.
ANTAURA. Argensola, 16.
No es un bar sino una buena tienda de producto, con estupendas chacinas y embutidos, además de conservas, salmón ahumado y otras delicatesen. También tienen a diario un amplio surtido de panes recién hechos. Así que a los clientes que lo desean les preparan unos magníficos bocadillos, lo mismo de jamón con tomate que de mortadela, todo cortado al momento.

No hay comentarios:

Loading...

Seguidores

Follow by Email

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs

Buscar este blog